Lilia Vázquez - *Viento y lluvia* (Música para la juventud)

Lilia Vázquez (1955)

Viento y lluvia (Música para la juventud)

LILIA VÁZQUEZ KUNTZE (1955)

Viento y lluvia (Música para la juventud)

Compositora, pianista y catedrática, originaria de la Ciudad de México, Lilia Vázquez Kuntze es egresada el Conservatorio Nacional de Música y realizó las licenciaturas de Composición Musical y Profesor en Teoría Musical en Kassel, Alemania. Entre 1986 y 1988 trabajó para la casa editorial alemana Bärenreiter en esa ciudad, realizando reducciones a piano de conciertos de Mozart. Ha realizado diversas labores en el Conservatorio de Música del Estado de México, entre las que destaca su trabajo como profesora de lectura a primera vista, piano para compositores y, reducción de partituras al piano.
En los inicios de su carrera como ejecutante, es pianista fundadora del importante ensamble de música contemporánea Da Capo (1981-1984) y más tarde es pianista del ensamble Ad Libitum (2003-2005), cuyo trabajo interdisciplinario contempla la inclusión de poesía, actuación música y danza. Entre sus maestros destacan Federico Ibarra, Alcides Lanza, Diego Feinstein, Leo Brouwer, Ramón Barce, Mario Lavista, Wlodzimierz Kotonsky, Rodolfo Halffter, Raúl Pavón, Franco Donatoni, Iannis Xenakis. Lilia Vázquez Kuntze ha sido becaria del CENIDIM, del FONCA, del FOCAEM, miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte, miembro del jurado calificador de FIMNME y del FOCAEM. En 1982 obtiene una mención honorífica en el Concurso de Composición José Pablo Moncayo de la UNAM, y en 1995 gana el primer premio en el Concurso Sor Juana Inés de la Cruz del Estado de México, con su pieza para coro mixto A Cristo sacramentado – Día de comunión. También se hace acreedora a otra mención en el Concurso Sinfómnica 2000 con su partitura titulada Quetzalcóatl. En 2016 fue semifinalista del International Composition Competition Maurice Ravel. En 2010 participó en el proyecto “Cantaré” dirigido por Philip Brunelle en Minneapolis Minnesota
La SACM le otorga el reconocimiento “Veinticinco años y más” en 2017, y al año siguiente recibe el premio Coatlicue del Colectivo Mujeres en la Música. En el 2012 creó el colectivo “Signos Sonoros” cuya labor consiste en difundir la música de concierto actual de compositores jóvenes y con trayectoria, presentando anualmente varios conciertos, el cual ha continuado hasta el 2018. Su catálogo de composiciones abarca obra pianística y didáctica, música coral, música de cámara, de percusiones y orquesta sinfónica. Ha participado como pianista y compositora en festivales relevantes de Francia, Italia, Alemania, Australia, Bélgica, España, EUA, Cuba, Chile, Argentina y México; ha recibido encargos de composición de artistas de reconocido prestigio tanto a nivel nacional como internacional.

Sobre su partitura orquestal Viento y lluvia, la compositora ofrece estas palabras:

Viento y lluvia (Música para la Juventud) fue creada en 2001 con el apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. Fue compuesta con el deseo de contribuir al repertorio de las orquestas juveniles de México. El resultado es una pieza de carácter lúdico. Está escrita en un movimiento dividido en cinco secciones. Como lo he hecho en varias de mis composiciones anteriores, en Viento y lluvia vuelvo a manifestar mi necesidad de expresión en un sentido amplio, es decir que, más allá de las formas estéticas y técnicas compositivas, se vuelve relevante mi deseo de imprimir a la música diversos estados anímicos, referentes a las ideas estéticas que enmarcan el carácter de mis obras. Viento y lluvia es también el resultado de mi búsqueda del equilibrio armónico (tomando la palabra “armónico” en un sentido universal) para lo cual he trabajado desde mi técnica llamada Simetría Interválica, la que me ha permitido explorar gran variedad de posibilidades expresivas, al experimentar con diferentes constelaciones de intervalos musicales, buscando un equilibrio sonoro, desde la percepción personal del efecto auditivo, creado en la “tensión y distensión” generadas por las diferentes relaciones acústicas entre las frecuencias sonoras. Como la obra fue pensada para la juventud, incluí en ella la utilización de elementos tradicionales, como son algunos giros melódicos y patrones armónicos pertenecientes a los estilos populares del rock y del blues.

La compositora añade que el título de la pieza tiene que ver con ciertas imágenes y sensaciones integradas en el momento de la composición, imágenes de paisajes naturales en los que el viento y la lluvia (simbolizados en la partitura por el ritmo y por el fluir sonoro) son a su vez símbolos del juego, la libertad y la juventud.
Viento y lluvia (Música para la juventud) fue estrenada el 28 de junio de 2005 por la Orquesta Juvenil del Estado de México, bajo la batuta de Luis Manuel García Peña, en la Sala Felipe Villanueva de la ciudad de Toluca.