Zyman, Samuel - Ríos y vertientes

Samuel Zyman (1956)

Ríos y vertientes

La pieza sinfónica de Samuel Zyman titulada Ríos y vertientes surge de un encargo de la Dirección General de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México. De hecho, se trata de un encargo doble o, para decirlo con mayor precisión, un encargo para una doble celebración. La primera, en orden de antigüedad, es la que marca los ochenta años de vida de la Orquesta Filarmónica de la UNAM. La segunda, la que conmemora los 40 años de la inauguración de la Sala Nezahualcóyotl. Es decir, se trata de una celebración cabalmente universitaria, y de una celebración que se refiere a dos de los tres hitos más importantes en la historia de la música en la UNAN. (El tercero sería, probablemente, la fundación de la Escuela Nacional de Música, transformada recientemente en Facultad de Música). Ante la imposibilidad de recorrer la historia de la orquesta y su sala haciendo a ambas plena justicia, baste recordar que la OFUNAM ha sido uno de los más importantes pilares en la historia de la difusión cultural universitaria. Conducida a lo largo de ocho décadas por una serie de directores de muy diverso enfoque y orientación estética, la OFUNAM tuvo su momento cimero cuando estuvo bajo la batuta de Eduardo Mata (1942-1995), quien no sólo la llevó a admirables logros artísticos, sino que a través de la orquesta creó también un público nuevo, conocedor y exigente que hasta nuestros días le debe a ambos, orquesta y director, su melomanía duradera. En cuanto a la Sala Nezahualcóyotl (coloquialmente La Neza, entre melómanos), desde su apertura se erigió indudablemente como la mejor sala de conciertos de México y de Latinoamérica (y a la altura de muchas de las mejores del mundo) gracias sobre todo a su noble y poderosa acústica. La lista de directores, solistas y ensambles de todo el mundo (y no sólo de música de concierto) que han pisado las ilustres tablas de su escenario es vasta y asombrosa; una parte sustancial de esa historia está consignada en el libro Sala Nezahualcóyotl: una vida de conciertos, del periodista cultural Pablo Espinosa. Desde su época de universitario, Samuel Zyman era asiduo a los conciertos de la orquesta de la UNAM, habiendo seguido sus pasos desde que el ensamble se presentaba en el Auditorio Justo Sierra. Y como a muchos otros de su generación, la combinación OFUNAM-Eduardo Mata lo marcó de una manera definitoria. Dice el compositor respecto a su obra conmemorativa Ríos y vertientes:

La imagen que tengo en mente es el flujo de la música, como una alegoría del flujo de la historia de la orquesta y de la Sala Nezahualcóyotl. Lo que me gusta de la música es que ocurre a través del tiempo, que se mueve, que no se queda estática. La pieza pone énfasis en las distintas secciones de la orquesta. Comienza lenta, como corriente fluvial y luego desemboca en el punto festivo. El tema preponderante no son tanto los ríos ni las vertientes, sino la celebración. Una imagen muy típica sería celebrar con fuegos de artificio, que no puse en mi pieza, ni ríos. Pero hay platillos, percusiones y metales que se asocian con la idea de celebrar, y hay mucho que celebrar.

Ese espíritu celebratorio ha sido traducido por Samuel Zyman en una obra potente, extrovertida y brillante, en muchos de cuyos episodios puede percibirse un espíritu que no está alejado de la música cinematográfica de perfiles épicos, sobre todo en sus páginas finales. Ríos y vertientes recibe su estreno absoluto el 19 de marzo de 2016, en la Sala Nezahualcóyotl, con la Orquesta Filarmónica de la UNAM, dirigida por Bojan Sudjic.