Haydn, Franz Joseph - Sinfonía No. 26 en re menor, Hob. I:26, Lamentación

Franz Joseph Haydn (1732-1809)

Sinfonía No. 26 en re menor, Hob. I:26, Lamentación

Allegro assai con spirito
Adagio
Minueto – Trío

En el período en el que compuso (entre otras muchas obras notables) su Sinfonía No. 26, Franz Joseph Haydn dedicó una parte sustancial de su atención a la creación de óperas y de obras de música sacra. Así, cuatro de sus misas han sido asignadas al período 1766-1772, período al que también pertenece un Stabat Mater y la cantata Applausus. En el campo de la ópera, ese mismo período atestiguó la creación de La canterina, Lo speziale y Le pescatrici. En un amplio texto de Jens Peter Larsen se encuentra esta interesante referencia a las obras de ese período:

En las óperas, Haydn todavía no tenía la libertad de marcar su propio camino, pero las sinfonías de estos años poseen la poderosa impronta de su personalidad, una vez más con énfasis en la diversidad estilística. Además de las sinfonías en tonalidades menores (Nos. 26, 39, 49, 44, 45 y 52) hay varias otras de muy diferente carácter entre sí (por ejemplo, las Nos. 35, 38, 59, 41, 42 y 43), todas ellas pertenecientes aparentemente al período entre 1767 y 1768, y al año 1772.

Si bien no ha podido ser fechada con exactitud, la Sinfonía No. 26 de Haydn pertenece, a decir de los especialistas, al período anterior a 1770, probablemente a 1768. Por cierto, en algunos documentos se menciona que a esta sinfonía también se le ha adjudicado el título de Weihnachtssymphonie, es decir, Sinfonía de Navidad, un título completamente falso y sin sustento real ninguno. Se dice que este título apócrifo tiene que ver con la estructura incompleta de la obra, ya que en algún momento de la historia se dijo que la obra tenía originalmente un cuarto movimiento de carácter pastoral y navideño. Sin embargo, este asunto de la posible relación de la Sinfonía No 26 con la Navidad no es del todo descabellado; se trata, simplemente, de una aparente confusión del calendario litúrgico, ya que el notable musicólogo H. C. Robbins Landon ha demostrado que la obra está basada en una antigua tradición de canto litúrgico asociada con las narraciones de la Pasión durante la Semana Santa. Esto quiere decir que se equivocan aquellos comentaristas que señalan que el título de Lamentación asignado a la Sinfonía No. 26 tiene que ver sólo con el carácter intensamente expresivo de la música. De hecho, Robbins Landon ha señalado específicamente que el segundo tema del primer movimiento de la Sinfonía No. 26 (encomendado al primer oboe y al segundo violín) está basado en el mencionado canto litúrgico. El musicólogo señala también que el tema principal del segundo movimiento está basado en las Lamentaciones del oficio de maitines del Jueves Santo. Como en el primer movimiento, este material específico de la liturgia de esa ocasión está encomendado al primer oboe y al segundo violín. Ciertamente, es interesante notar que dada la inspiración litúrgica asociada con tan solemne ocasión, Haydn no haya utilizado en la Sinfonía No. 26 el recurso de iniciar la obra con una introducción lenta, solemne y grave como preludio al Allegro assaicon spirito. La Sinfonía No. 26 de Haydn está escrita para la dotación sinfónica básica de la época (que comparte con numerosas sinfonías tempranas del compositor), dos oboes, dos cornos, cuerdas y clavecín.